Summer Live

Está pasando

Allá donde hay una marca, siempre hay grandes experiencias por vivir. Nosotros estamos para crearlas, desde lo 100% presencial hasta lo 100% virtual, pasando por todas las posibilidades que hay entre medias.

Nuestra forma de pensar cada proyecto: emoción, repercusión y… good vibes!

Así lo hacemos

Person Centric: Todo lo que hacemos empieza y termina en las personas.

Sin Barreras: Creemos que cada necesidad tiene su propia solución

Emotion First: Si nos interesan las personas, mucho más nos importa lo que sienten.

Al estilo Summer

Summer Live

Desarrollamos las ideas

Analizamos las necesidades de cada proyecto para dar la respuesta perfecta. Nuestro punto de partida es el planteamiento estratégico que construye las mejores ideas.

Summer Live

Hacemos que sean realidad

Una idea puede ser muy buena, pero no serviría de mucho si no supiéramos hacerla realidad. Por eso nosotros mismos nos encargamos de todo el proceso de diseño, fabricación e implementación.

Llegamos a todo el mundo

Una vez que la idea se ha hecho realidad, toca contarla. Somos expertos en amplificar las experiencias, dar visibilidad y convertirlas en noticia antes, durante y después de que ocurran.

Summer Live

Comprobamos su eficacia

La eficacia es uno de nuestros grandes objetivos. La medición y el análisis de resultados, incluso a tiempo real, son la brújula del trabajo cada día.

Desde lo 100% presencial a lo 100% virtual

Eventos presenciales

Toda la emoción y la magia de un evento en directo, con el alcance que nos proporciona la tecnología para llegar a aquellos que no puedan asistir. En un evento presencial o acción especial, puede ocurrir absolutamente todo lo que imagines.

Eventos híbridos

Parte de los invitados están presentes en uno o varios platós, donde rodamos para emitir el evento online y reunir así a todos los asistentes. Este formato nos ofrece multitud de opciones interactivas y virtuales orientadas a mejorar el engagement.

Eventos virtuales

Este formato nos ofrece también un gran número de posibilidades de una forma totalmente deslocalizada. Podemos organizar desde una reunión corporativizada, hasta una experiencia “second life” en la que cada asistente tiene su propio avatar virtual.